Qué pasará por tu cabeza.

A veces me pongo a pensar que cruza por tu cabeza hoy, que a pesar de todo lo que ha sucedido tu corazón sigue intacto.

Han pasado los años y a la puerta no has llegado, desesperado, preguntando por quien decías amar..

No has contado los segundos para estar cerca, no has pensado si  les han hecho daño, no has pensado si les falta algo, no has pensado si quieren decirte lo que piensan ahora que han pasado los años.

Fuiste, eres y serás un cobarde en tu andar.

Valiente a quien se te ponga en frente pero a la hora de corregir los errores mejor es huir que hablar de frente. Mejor, mejor ni hablar…

Discutes como si en esta vida las cosas se te hubieran ocultado, o mejor dicho “negado”. Como si la injusticia se hiciere presente a cada instante en tu vida, incluso creo que ya te crees tus propias mentiras

Soy culpable siempre culpable para vos, pero algo tengo claro ahora que el tiempo pasó.  Mientras pasan los años,  más tranquilo es que te quedas, para qué preguntar si es la madre quien lleva esa pechera.

En eso estoy segura que pasas tus días tranquilo porque yo nunca iba a permitir que sufrieran.

Con mi manto cubro sus coronas, inocentes  que a veces me preguntan tantas cosas. Y en esto déjame expresar que no tuviste la razón, porque yo desde el primer día puse fin a tus mentiras y le pedí ayuda a Dios para que ponga en mi boca las palabras que hoy en día han hecho que mis hijos tengan un gran corazón.

Nunca dije que no estabas cerca porque tenías mejores cosas que hacer, nunca dije que aún recuerdo tus empujones con el dedo en mi hombro cuando no te gustaba lo que te decía, nunca dije que te importó poco que estuvieran bien o mal, si comían o no, nunca dije que tus mensajes han sido más egoístas que los de ninguno, sos víctima y aún en esos mensajes no preguntas. Solo acusás.

Sé que esto a nadie le importaría, solo es un caso más donde los padres abandonan los hijos por peleas, por no saber hacerse cargo de las cosas, de afrontarla, y así van pasando los años y ya sabemos cómo sigue esta historia, como siguen todas las historias.. 

Por eso es que sólo escribí este pedacito de lo que pensaba el otro día..  Sé que todo el mundo está tranquilo porque consideran que soy capaz de afrontar las preguntas, las respuestas, los reclamos y todo lo que tenga que ver con mis hijos, y estaré ahí para cada cosa que esperen de mi.

Ellos crecerán y se amarán como hermanos, trataré de enseñarle lo que más pueda y el amor que se brindara será infinito.

Pronto serán hombres.

Pronto van a ir en busca de otras respuestas.

Hay que ver si estás ahí para responder la verdad y nada más que la verdad..

Daiana Vera

Diciembre 23 de 2020

Dame un segundo de tu tiempo para decirte que poco me importa lo que pienses de mi, sé bien quién soy y los que están cerca de mi también lo saben.

A veces te cruzas con gente que no te conoce y juzga piensa que esta dentro de uno mismo para pensar y sentir. Pero no es así, están equivocados.

Soy feliz con lo poco que tengo, y el inmenso amor que me brinda mi familia.

Ojalá piensen en arreglar su vida antes que la mía.

Gracias.

Daiana Vera.

Más allá de la distancia en que nos encontramos ahora, siempre he de recordar los segundos que pasamos juntos, en familia. Las tardes en las que jugábamos y escuchaba su risa junto a la de mi madre..

Los chistes de tío Hector. Nunca se olvidan..

Ojalá la vida nos junte nuevamente para reírnos a carcajadas.